Mar del Plata City

Mar del Plata City

lunes, 19 de junio de 2017

-Fragmento de pensamientos al mes de vivir en Dublin-

04/03/2016

No me importa el peligro. Quiero viajar.
Nací mujer y estoy orgullosa de serlo. Quiero experimentar.
Quiero estudiar el resto de mi vida de libros, videos, páginas web, charlas, acontecimientos culturales, obras teatrales, música, asados, salidas espontaneas, de personas, de lugares, de escuchar.
Arriesgar es ganar. No voy a arriesgar vivir, por el qué dirán, qué sospecharán, qué podría pasar.
Perdí una amiga a una edad muy joven, y ella vivía, vivía alegre, tenía proyectos. Yo también los tengo, y quiero conocer, quiero aprender, quiero ser. Hasta el día que Dios me lo permita.
Estoy harta de la presión social. Me cansé de preocuparme al estar pendiente si los demás me juzgarán. Soy mujer. Soy Técnica en Turismo. Soy fanática de la música, del deporte, de entrar en las ciudades, en los parques naturales, entrar en un ecosistema diferente, contagiarme de risas locales o extranjeras, saborear nuevos platos de comida, y más.
Me gustaría vivir lo que sueño. Y lo vivo. Estoy soñando, por favor no me despierten. Viajar cura discriminaciones, malos preceptos, prejuicios. Ponerse en el lugar del otro es lo que nos hace humanos. Para ponernos en su lugar, tenemos que saber lo que les gusta, en lo que son buenos, su día a día. Para esto, tenemos que pasar tiempo con ellos. Sí, hoy el tiempo no alcanza, por eso hay que planear.
Tengo muchos planes. Los objetivos tienen paradas, las paradas tienen un rumbo que seguir, un itinerario que sin planificación no tienen sentido.
Caminar por caminar es necesario de vez en cuando. Sin embargo, si voy a recorrer ciudades, pueblos, pueblitos, extensiones de tierra, de agua, de aire, necesito saber por qué voy, qué me empuja a ir.
Descubrir por qué disfrutamos el viajar, es como intentar entender cada reacción humana ante una misma situación. Disfrutar no tiene lógica, porque cada uno lo vivimos de una manera diferente, porque, aunque sea en un mismo momento, las mismas horas compartidas, haciendo lo mismo, el ojo tiene un pasado en el que respaldarse, tiene una mente en la que transformar la realidad.
Es algo tan hermoso y sorprendente saber que todos somos distintos. A veces parezco lunática, porque cuando alguien habla de viajes, experiencias, opiniones, abro mis oídos, mis pensamientos y hasta la boca, porque entiendo que todos tenemos algo que demostrar, todos queremos contar nuestro punto de vista. Ya si están equivocados o no, lo descubriré por mi cuenta más adelante, pero mientras, ¡Qué lindo es descubrir algo nuevo mientras otro lo cuenta, mientras expresa con su cuerpo lo terrible que fue caminar por esa plaza, o lo fascinante que es entrar al castillo, o la calma que lo inundó al sentarse al lado del arroyo y escuchar los pájaros!

Sí, el miedo existe, pero se vive mejor haciendo de cuenta que no está ahí. A veces, evadir la realidad es necesaria, mientras sea para cumplir mis deseos, lo seguiré haciendo. Yo creo en Dios, porque me demuestra día a día que él está para hacerme sonreír y llorar de felicidad, muchas veces ambas a la vez. Es tan enorme, que resuelve todo sin que yo tenga tiempo de preocuparme. Por eso, hace un rato decidí no gastar tiempo en miedos, para qué, tengo a Dios conmigo.

sábado, 11 de febrero de 2017

jueves, 26 de enero de 2017

Piedra Marina- Mar Del Plata

reunited with my Mom

BACK IN THE SADDLE

So I am writing today, the 26th of January, 2017 and yes, this is the first thing I post in a new year which feels really weird. Honestly, I am not enthusiastic about New Year, and I don´t mean the Eve, or the party, or that here in Argentina is summer and I live by the sea. I mean, it is hard for me to realize when I got to write a different number from now on, it is awkward, I just don´t like it. 
Even though I love fresh starts and I am an obsessed planner, a new year is something that it´s hard for me to get used to. Anyway, that has nothing to do with what inspired me to write today.
The thing is, as the days run, my brain is still a mess which I have to fix soon. I am missing Dublin and all the friends God put on my way this year. I terribly miss those days and I am so glad that I was able to get the courage to do everything I designed for years. 
Now that this marvelous phase ended I am hardly trying to look back with a huge smile and look forward with a bigger one, but it is just hard as hell. Travelling around Europe was a dream come true and I feel nostalgic when looking at the photos or blog posts, chatting with friends, or anything related to be honest. 
But right now I am in my beautiful country, amazing city and I am also enjoying life. My family visited me after one year without seeing each other. It was crazy when I realized that I literally spent the last weekend of the year with (part of) my family (we are a huge one), just the last one. After missing them a lot and thinking of them so much when I felt alone it was a fulfilling gift. 
We had great beach days, asados (Argentinan barbecues), daytrips to lagoons and forests and fantastic conversations mixed with comfy hugs. I am still yearn for my reunion with many friends I keep in touch almost every day, but for me face to face has nothing to be compared to. 
Right now every time someone asks me "hey what are you up to from now on?" All I reply is well I am going to start a bachelor´s degree in Tourism and Hospitality on June and I am looking for a job related to my profession. But deep inside, deep but out at the same time, through my veins, passing my skin layers and hair, what I want is to get a good job and afford my trips around America and the whole world. 
This desire I have it now, that I have no frontiers, no impediments, no partner, no children. What I have is hunger for experiences, I want to learn so much that my brain is about to collapse. Yeah I know, this travelling bug is hitting me pretty hard and I hope it never goes away, because it makes me feel complete. And feeling complete is very damn close to happiness.

martes, 22 de noviembre de 2016

Recorrido 2016

Un viaje mágico hacia destinos espectaculares, únicos en belleza, en experiencias, en encuentros espirituales con mi alma, con mi mente, con mis risas, mis emociones.
Destinos que me dejaron boquiabierta en un tiempo constante. Me regalaron el privilegio de conocer viajeros de todos los extremos del mundo. Me prestaron charlas con su gente local, me brindaron ayuda, conocimiento, felicidad.
Que tesoro más especial me llevo en la memoria. No quiero dejar de animarme nunca. Mis sueños dejan de serlo cuando se concretan y pretendo hacerlos desaparecer al vivirlos en la realidad.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Recomiendo aprender.


Hace mucho que soñaba con éstos últimos 10 meses. Con tomar la decisión de enfrentar miedos. Miedos que lo único que me dieron, fueron las riendas para superarlos por el simple hecho de existir.
Viajé en avión, en tren, en bus y en barco sola. Me hospedé en 14 destinos sola. Conocí, recorrí, comí, sola.
A cada lugar llegaba sola y me iba con la mente hirviendo. Sentí literalmente mi cabeza arder, porque hubieron ocasiones en las que pensaba "si me hubieran dicho ayer que hoy iba a ser tan genial, me despertaba más temprano o tardaba menos en animarme a hablar a esa persona", o como sea iba a querer aprovechar más ese tiempo mágico que me hizo reflexionar sobre su grandiosidad. Me ardía de entusiasmo.
Intentar escribir lo sentido me cuesta. Pero al escribirlo me esfuerzo al máximo para que cuando el futuro quiera leerme otra vez, pueda con descripciones acercarme lo mayor posible a aquella ocasión.
Caminar tantas horas, curiosear rincones, renovar mi sed de conocimiento diario y atesorar lo más posible; son acciones que en su conjunto me regalaron momentos que nunca imaginé.
Sí, desde un principio tuve expectativas positivas, sí, sabía que siempre algo fuera del mapa podría suceder, y sí me dije varias veces "que rayos hago acá". Y no, no me arrepiento de ningún sentimiento, porque sentir es lo último que quiero dejar de hacer.
No sólo recomiendo viajar, recomiendo hacerlo con poco dinero. Recomiendo aventurarse, abrirse, abrirse tanto que se vuelve con los poros ensanchados, con los ojos brillantes de tanto pulirse con el paisaje. Recomiendo animarse, a lo que sea que pienses cuando digo animarse, animate a eso.
Yo sabía, sabía que serían unos meses increíbles. Pero no estaba enterada psicológica ni espiritualmente para el cambio que me iba a generar. Ya no veo lo que leí, lo que me dijeron, lo que entendí en mi subjetividad. Ahora todo es todo, cada cosa es singular pero en un todo distinto e igual. Charlas y charlas que todas me llevaron a la misma conclusión: con tolerancia y respeto, todos los humanos nos comunicamos y nos compartimos de una manera maravillosa. Nos compenetramos, nos ayudamos y nos disfrutamos aunque sean minutos, horas o un par de días.
Desearía que estas experiencias se multipliquen en mi futuro. Que esta nueva adicción de viajar conociéndome y conociendo el todo, pudiera ser mi constante día a día.
Pero también sé que hay tesoros que tienen que guardarse, para que al abrirlos del resguardo siempre brillen.
Lo que el mañana me traiga, lo quiero. Que me haga aprender, quiero aprender. Lo recomiendo.